Cuatro estrena este viernes ‘El método Osmin’


Ha forjado su propio método aplicando los conocimientos de sus años de formación militar; sus entrenamientos se realizan en la calle, utilizando elementos del mobiliario urbano como material deportivo; y exige a sus “discípulos” un compromiso total con sus reglas, que incluyen un completo programa de ejercicios y una estricta dieta a base de pescado, agua y ensalada.

Osmin Hernández es riguroso con sus normas y efectivo con sus objetivos: mejorar en 30 días la forma física y la autoestima de los nueve participantes de ‘El método Osmin’, nuevo programa de coach físico que Cuatro estrena mañana, a partir de las 22:30 horas.

Una empresaria apasionada de la moda que está descontenta con su aspecto; un hombre recién separado que quiere recuperar su autoestima y encontrar pareja; un ama de casa aficionada a los dulces que no quiere frustrarse cuando es rechazada por su imagen al buscar trabajo; un militar que desea mejorar su preparación física; una pareja gay que busca ser portada de revista; un aficionado a los videojuegos que lleva cinco años sin hacer deporte; una mujer con sobrepeso con muchos complejos; y un opositor a Policía Nacional: estos son los nueve voluntarios que han sido elegidos en un casting al que se presentaron más de 3.000 candidatos y que se someterán al método de Osmin Hernández, conocido popularmente como el “entrenador de las estrellas” tras haber puesto en forma a celebrities como Madonna, Matt Damon o Mickey Rourke.

Cada entrega del programa, que Cuatro produce en colaboración con La Competencia TV, será autoconclusiva, se centrará en un único caso y mostrará la espectacular evolución de cada participante. ¿Conseguirán todos su objetivo final o alguno tirará la toalla, dándose por vencido? Osmin hará todo lo necesario para que ninguno de ellos baje la guardia y siga su preparación a rajatabla.

Tres reglas básicas

-La calle es tu gimnasio. Realizarán ejercicios con cualquier objeto del mobiliario urbano, elemento o lugar que encuentren en la calle: bancos, parques, árboles, parterres, coches, conos de señalización o escaleras, entre otros.

-Pescado, agua y ensalada. Será una de las reglas básicas más difíciles de cumplir, pues su dieta girará durante 30 días en torno a estos tres alimentos. Para Osmin esta rutina es innegociable, ya que con ella los voluntarios quemarán su grasa corporal y eliminarán toxinas para limpiar su organismo. La dieta ayudará a que los participantes empiecen de cero y hará más fácil su puesta a punto.

-Nada de sexo durante 30 días. Bajo ningún concepto. De ningún tipo. Nada de nada. Osmin Hernández cree que el sexo solamente les hará perder fuerzas y no rendir al 100% durante su entrenamiento.

La dinámica

Cada edición de “El método Osmin” se iniciará con la llegada del entrenador cubano a la casa o el centro de trabajo de cada participante y allí mismo comenzará su programa de ejercicios, que continuarán a lo largo de un mes en distintas localizaciones urbanas.

Osmin contará con la complicidad y colaboración de familiares y amigos de cada “alumno” para que trabajen en su ausencia como “agentes especiales” y le revelen si está siguiendo las pautas del método o si, por el contrario, está haciendo caso omiso de alguna regla.

En cada episodio, Osmin concederá un día libre para que su “discípulo” haga lo que quiera, rompiendo la rutina del entrenamiento, siempre y cuando no se salte ninguna de las tres reglas básicas del método. Y si el protagonista cae en alguna “tentación”, impondrá una “sanción” proporcional al tipo de infracción. Una de los peores será tener que convivir durante 24 horas con el estricto Osmin, siempre riguroso con sus objetivos.

El preparador también realizará visitas sorpresa a las casas de los participantes para detectar posibles negligencias en el método acompañado de Osmincito, un mono que detecta mediante el olfato cualquier cosa que se le haya podido pasar por alto a Osmin.

Además, cada uno de los participantes dispondrá de su propia cámara de vídeo para expresar su estado de ánimo, sus sentimientos y opiniones sobre sus entrenamientos. Y al final de cada entrega, el programa reunirá a las personas del entorno más allegado del protagonista para mostrar los resultados de su espectacular cambio físico.

Así son los candidatos

Cristina Durán

Edad: 27 años

Profesión: empresaria

Procedencia: Madrid

Motivaciones:

  • Acabar lo que se propone y ser más disciplinada
  • Lograr hábitos saludables
  • Deshacerse de unos kilos de más

Apasionada de la moda, adicta a las compras y a coleccionar zapatos, Cristina es una joven muy coqueta que no para de mirarse en todos los espejos. Casada desde hace dos años, dedica su tiempo a cuidar de su casa y su perro mientras monta una empresa de moda con una de sus mejores amigas. Pretende ponerse en forma en “El Método Osmin” para reducir su volumen corporal. El rechazo que siente hacia su cuerpo le impide hacer cosas como ir a la playa con sus amigos e incluso llega al punto de avergonzarse de su físico delante de su marido. Desde pequeña ha sido la niña mimada de la casa y le ha gustado ser el centro de atención. Nunca ha terminado nada de lo que se ha propuesto, pero su participación en este programa puede ser un punto de inflexión en su vida.

Santiago Navarro

Edad: 31 años

Profesión: barrendero

Procedencia: Madrid

Motivaciones:

  • Ponerse guapo y volver a tener seguridad en sí mismo para ligar
  • Disfrutar del deporte y la actividad física
  • Ser un padre activo

Es aficionado al deporte, pero como espectador. Le encantan todos los alimentos hipercalóricos y en grandes cantidades. Se somete a “El Método Osmin” porque su mujer le abandonó y con su cuerpo actual le resulta complicado encontrar pareja. Aunque hace unos meses se apuntó al gimnasio, se desanimó y dejó de ir. Necesita ganar confianza y ser un padre fuerte y ágil para cuidar de su hijo. Santiago busca un cambio físico y psicológico para convertirse en un hombre nuevo.

Sergio García

Edad: 40 años

Profesión: militar

Procedencia: Madrid

Motivaciones:

  • Ponerse en forma y concienciarse de la importancia de los hábitos saludables
  • Quiere sentirse como un chico de 30 años
  • Jugar un partido de rugby de principio a fin

En plena crisis de los 40, Sergio necesita adelgazar y rejuvenecer. Siempre ha sido una persona activa, pero su capacidad física ha ido disminuyendo con el paso del tiempo: en menos de tres años ha engordado 20 kilos. Las cañas y las tapas son su perdición. Juega al rugby, pero no consigue acabar un partido. Considera que su mentalidad y físico no están a la altura de sus compañeros de equipo, que tienen 20 años.

Luis Fernández

Edad: 28 años

Profesión: dependiente de tienda

Procedencia: Sevilla

Jonathan García

Edad: 28 años

Profesión: encargado de tienda de decoración

Procedencia: Alicante

Motivaciones:

  • Transformar sus cuerpos y sus mentes
  • Fomentar la constancia y la alimentación sana
  • Convertirse en chicos de portada

Luis y Jonathan son una pareja gay que no se separan de sus dos chihuahuas. Por culpa de la inseguridad que siente por su físico, Luis es muy celoso, una mezcla explosiva cuando se une al fuerte carácter de Jonathan. Si consiguen ganar la masa muscular que quieren, sueñan con aparecer en la portada de una revista. Para Luis lo más importante es aumentar su confianza y autoestima para acabar de una vez con los celos en la pareja. Jonathan, por su parte, necesita lograr una disciplina de entrenamiento que le lleve a alcanzar el cuerpo que siempre deseó tener.

José Carlos Lorente

Edad: 30 años

Profesión: taxista en paro

Procedencia: Villanueva de la Cañada (Madrid)

Motivaciones:

  • Dejar de ser la oveja negra de la familia
  • Acabar con el sedentarismo y recuperar la actividad física
  • Completar el método y convertirse en un “superhéroe”

Se considera la oveja negra de la familia y ha llegado el momento de demostrar que es capaz de conseguir lo que quiere si se lo propone. Con carácter algo inmaduro e infantil, es un auténtico fanático de los videojuegos. Sueña con convertirse en un auténtico superhéroe, pero para ello deberá abandonar sus hábitos alimentarios y los mandos de la videoconsola y conseguir que el ejercicio físico forme parte de su rutina, ya que lleva cinco años sin practicar deporte.

Marta Méndez

Edad: 28 años

Profesión: recepcionista y bloguera

Procedencia: Madrid

Motivaciones:

  • Vencer su miedo a las alturas
  • Ganar confianza y perder sus complejos
  • Disfrutar de una tarde de compras sintiéndose orgullosa de su cuerpo

Tiene sobrepeso y fobia a las alturas. Se enfrenta a “El Método Osmin” con un objetivo muy claro: adelgazar y sentirse más segura en su relación personal. Le encanta la moda, pero no puede encontrar ropa de su talla en las tiendas en las que compran todas las chicas de su edad. Necesita no enfadarse con el espejo cada vez que se mira por la mañana. En su blog se define como gorda de profesión y cuenta vivencias, anécdotas y dificultades de su día a día relacionadas con su sobrepeso. No hace nada de deporte y le da pereza entrenar. Prefiere quedarse en casa viendo una película y comiendo palomitas con su pareja.

David López

Edad: 22 años

Profesión: en paro. Opositando para Policía Nacional

Procedencia: Pinto (Madrid)

Motivaciones:

  • Conseguir un cuerpo 10
  • Superar las pruebas para ser policía
  • Adquirir hábitos de alimentación sanos y saludables

Está preparando las oposiciones para Policía Nacional, aunque sólo dedica un par de horas al día a esta tarea. Enamorado de sí mismo, se considera el “metrosexual” más guapo del mundo. Ve en “El Método Osmin” la posibilidad de volver a ser el que era antes de engordar unos kilos de más. David es hijo único, vive con sus padres y siempre le han dejado hacer lo que ha querido. Sale de fiesta casi a diario, come seis veces a la semana pizza y odia la lechuga.

En el primer programa

Pamela Bernal

Edad: 33 años

Profesión: ama de casa

Procedencia: Paraguay

Motivaciones:

  • Ponerse en forma y perder los kilos necesarios para que su salud no corra riesgos
  • Volver a sentirse sexy
  • Comer pescado

La primera participante dispuesta a someterse al reto de Osmin es Pamela. Tiene 33 años, nació en Paraguay y lleva 10 años en Madrid. Su principal problema a la hora de ponerse en forma es la falta de motivación. La chica asegura haber probado todas las dietas que existen, aunque abandona siempre por falta de resultados y constancia. Algo parecido le sucede con el ejercicio físico: siempre que se apunta a un  gimnasio desiste al poco tiempo porque se aburre.

Osmin encuentra en Pamela un gran reto al que enfrentarse: tiene que convertir a esta chica rebelde y gruñona, aficionada a los dulces y a tumbarse en el sofá, en una joven capaz de ponerse en forma, perder los kilos que le sobran y, especialmente, vencer su mayor miedo: la claustrofobia. Y todo ello en 30 días.

A pesar de que es una mujer luchadora, Pamela se siente frustrada al ser rechazada por su físico cuando va a buscar trabajo. Su marido es entrenador personal, pero nunca le toma en serio. Y además, odia el pescado. Pamela decidió participar en “El Método Osmin” cansada de esta situación y dispuesta a cambiar su actitud. “Si quieres algo, tienes que salir a por ello”, explica al programa. Lo que no imagina es que el camino hasta alcanzar su objetivo está lleno de dificultades.

La revolución en las calles

El equipo de “El método Osmin” ha hecho gala del lema de su creador, “la calle es mi gimnasio”, y ha grabado en la vía pública todos y cada uno de los entrenamientos de los participantes, que han realizado los ejercicios propuestos por Osmin en lugares tan dispares como aparcamientos, desguaces de coches, obras, parajes abandonados, localizaciones emblemáticos de Madrid como la Puerta del Sol, la Plaza de Oriente o la Plaza Mayo e incluso en un geriátrico. Cientos de transeúntes han sido testigos de los ejercicios planteados por “el entrenador de hierro” y sus sufridos “discípulos”. Las cámaras del programa también han recogido las miradas de extrañeza de los viandantes, algún que otro sobresalto provocado por los gritos de Osmin y, sobre todo, su curiosidad al ver sus saltos de vallas, flexiones o  subidas y bajadas de escaleras.

Papeleras, marquesinas, carretillas, excavadoras o butacas de bar son solo algunos de los elementos que ha utilizado el preparador cubano en sus entrenamientos, que nunca están planificados. Lo único que el equipo del programa conoce de antemano es la localización  a la que tienen que llevar a los participantes. Una vez que llega Osmin y comienza con su rutina de ejercicios cualquier cosa puede suceder, ya que improvisa e incorpora cualquier elemento que se encuentre durante el recorrido y considere interesante para hacer trabajar a los participantes.

Junto al equipo de dirección, técnico y de producción, el programa cuenta con un equipo médico compuesto por un doctor, un ATS y una ambulancia que acompañan a los protagonistas durante el recorrido.

En las grabaciones algunos miembros del equipo han sufrido lesiones debido a la dureza de los entrenamientos y a las dificultades con las que se encontraban en algunas de las localizaciones, ya que ellos han tenido que correr igual o más que los participantes para poder recoger todas sus reacciones. Durante los días de grabación del programa, se consumieron más de 3.000 litros de agua para paliar la sed del equipo y de los participantes.

Osmin Hernández

Perteneció al cuerpo de élite de la marina cubana, donde fue sometido a duros entrenamientos. Con 20 años decidió abandonar Cuba y emigró como balsero ilegal rumbo a Miami, donde encontró trabajo en un restaurante propiedad de Emilio Estefan, que le dio su primera oportunidad como entrenador personal. Posteriormente ha trabajado con numerosas celebrities, como los actores Matt Damon, Mark Walhberg, Mickey Rourke, Matt Damon, la tenista Anna Kournikova y los cantantes Madonna, Gloria Estefan, Mariah Carey y Jon Secada.