Creadores y guionistas de medio centenar de series actuales y míticas revelan los secretos de la televisión


Los más de 70 participantes tuvieron ocasión de ponerse al día en las diferentes sesiones, que atrajeron a autores de  países  como Chile, Argentina, Uruguay, Venezuela y Cuba, además de muchos otros profesionales de la geografía española, como el director de cine y televisión Luis Valdivieso, responsable entre otras de la serie Dark Justice  y de más de 100 capítulos de la clásica Al salir de clase; al director y guionista Luis Ferrández, en pleno montaje de su documental sobre el cine español La pantalla herida;  a la guionista y dramaturga ganadora del XIX premio SGAE de Teatro y del Premio Max Espectáculo Revelación 2010, Irma Correa, recién llegada de Colombia; el guionista y director Gabriel Ochoa, firmante de la valenciana El amor no es lo que era; el guionista Ángel Aranda, autor de El ángel de Budapest, sobre el diplomático español que salvó a miles de judíos perseguidos por las SS; o al prometedor productor, director y guionista de El Cosmonauta, Nicolás Alcalá, entre muchos otros.

Las Jornadas surgieron fruto de un encuentro entre Valentín Fernández-Tubau y Manuel Ríos San Martín en el que decidieron reunir el saber de los autores del libro El guion para series de Televisión, coordinado por Ríos y editado por el Instituto de RTVE, del que ambos son coautores junto con otras15 figuras de la ficción televisiva, y por otro lado el de los profesionales que imparten los cursos de televisión de Un Verano de Guion, reputado programa formativo que se celebra cada julio desde hace diez años, en la ciudad de Córdoba. 

Las jornadas pusieron en evidencia el gran talento televisivo que existe en nuestro país, que ha sabido ganarse la fidelidad del público, por encima de cualquier ficción foránea, una asignatura pendiente, en cambio, en el mundo del cine.

Se señaló como aspecto ideal a mejorar  el lastre de los 70 minutos de duración impuestos a las obras televisivas de ficción nacionales, que además de dificultar la creación de guiones, impide una fácil exportación en el mercado internacional, barreras que han sabido sortear con maestría los autores españoles.

Por otra parte, productores ejecutivos presentes, como Virginia Yagüe y Manuel Ríos, afirmaron que una de las mejores vías de entrada en el mercado de la ficción televisiva como guionista es la creación personal de una serie de televisión. Las probabilidades de que esa primera serie vea a la luz son escasas, sin embargo, el talento del guionista aspirante  puede quedar demostrado y suponerle un trampolín hacia el mundo profesional.

Los ejemplos prácticos de cómo se construye una serie estuvieron a cargo  de sus propios creadores: Juan Carlos Cueto ilustró los casos de Águila Roja y Tierra de Lobos; Javier Olivares, el de Isabel,  Alberto Grondona, el de El Tiempo entre Costuras, Mariano Baselga, el de Vivo Cantando, y Virginia Yagüe el de La Señora. Por su parte, Manuel Ríos ilustró la construcción de las TV movies o películas para televisión, con algunas de sus obras como Raphael, El Solitario o Rescatando a Sara.

Las técnicas de escritura y composición de guiones quedaron confiadas a experimentados guionistas como Noel Ceballos, Victoria Dal Vera, Valentín Fernández-Tubau y Javier Reguilón.  El imprescindible mundo de la comedia televisiva quedó expuesto por el guionista Natxo López, autor el Manual del guionista de comedias televisivas; el género fantástico y de terror quedó en manos del veterano guionista y creador de Al Salir de Clase, Eduardo Zaramella, que actualmente está desarrollando, además, tres largometrajes de estos géneros, según manifestó. La fenomenología de las series diarias, la desgranaron Pablo Tobías, de Amar en Tiempos Revueltos y Amar es para siempre, junto con Virginia Yagüe.

Sobresalió  también otra vía alternativa para entrar como guionista de televisión:  la ejemplificada por María José Rustarazo, que además de revelar claves de las series históricas y de época, compartió con los asistentes su trayectoria.  Graduada de un máster de guion hace poco más de cinco años,  empezó como becaria y su talento quedó demostrado en trabajos de gradual importancia, lo que finalmente la llevó a trabajar en Hispania, Imperium y, actualmente, en la serie en preparación Galerías Velvet.  La buena formación de base, la perseverancia y la pasión por el trabajo, destacaron como elementos que favorecen el camino profesional.

El encuentro, puso de relieve, además, que a pesar de que la entrada en el campo profesional no es fácil, hay oportunidades y caminos acertados que permiten que, cada año, nuevos guionistas pasen a formar parte de esta familia de creadores que amenizan las vidas de millones de espectadores semana a semana.