‘Conexión Samanta’ regresa con ‘Bebés reborn’ a Cuatro: bebés falsos muy reales


“Reveladores, importantes. Temas muy potentes que están en la sociedad, pero de los que no se habla. Historias que necesitan salir a la luz”. Así resume Samanta Villar, presentadora de ‘Conexión Samanta’, el carácter de los nuevos especiales con los que el programa de reportajes de Cuatro regresará a la cadena a partir de este viernes en prime time (22:30h). Producidos por Cuatro en colaboración con BocaBoca, los reportajes de esta nueva etapa apuestan por la excepcionalidad, por temas apenas tratados en televisión.

“Estoy muy satisfecha. Hemos sido exigentes a la hora de seleccionar los temas y hemos encontrado historias relevantes que pueden resultar muy interesantes para el espectador”, afirma la periodista. Los asuntos que se tratan en esta nueva etapa “son temas novedosos, tanto que casi podrían ser exclusivas. Algunos son sorprendentes y reflejan realidades que merecen ser contadas. Además, hemos decidido hacer evolucionar el formato”, explica SamantaVillar.

En las próximas entregas, “Conexión Samanta” abordará, entre otros temas, el fenómeno de los “Bebés reborn”, muñecos con un sorprendente realismo, tanto que pueden confundirse con bebés de verdad. Así lo confirma la periodista catalana: “En bebés reborn descubrí la ternura que pueden despertar unos muñecos hiperrealistas. Si no te fijas, crees que son bebés reales”.

Otro de los grandes asuntos de esta temporada será la intersexualidad. De la mano de Gabriel, Mario y Luz, los espectadores de “Conexión Samanta” conocerán la realidad de este colectivo, personas que nacieron con órganos sexuales ambiguos y que hasta la pubertad no descubrieron su identidad sexual real.

El Trastorno de Conducta Alimentaria (TCA) masculino será otro de los especiales de “Conexión Samanta”. Los hombres con TCA (Trastorno de la Conducta Alimentaria) suponen ya uno de cada diez casos en España y la cifra aumenta cada año. Samanta Villar ha estado con personas que padecen la enfermedad en distintas fases y edades, mostrando una lucha psicológica y física que trasciende a los pacientes y alcanza a todo el núcleo familiar. “Estoy convencida de que el reportaje de los trastornos alimentarios en hombres servirá para que muchos afectados se reconozcan en la enfermedad”, explica la periodista sobre este especial, uno de los últimos exponentes del programa que, tras más de cuatro años en antena y 70 reportajes emitidos, vuelve a Cuatro renovado también en su imagen gráfica.

Un programa apreciado por los espectadores más jóvenes

Estrenado en marzo de 2011, “Conexión Samanta” acumula desde su primera emisión un 8% de share y 735.000 espectadores, superando en 1,3 puntos en su franja a La Sexta. El espacio anota sus mejores registros entre los espectadores de 13 a 34 años, la audiencia preferente de Cuatro, con un destacado 12,8% de cuota, lo que le convierte en la segunda opción de su banda horaria después de Telecinco (14,4%), a 3,5 puntos de Antena 3 (9,4%) y a 6,2 puntos de La Sexta (6,7%). “Conexión Samanta” crece, además, 1,6 puntos hasta alcanzar un 9,6% de cuota en target comercial, casi 2 puntos más que su principal competidor (7,8%), convirtiéndose en uno de los espacios con mejor rendimiento de la cadena.

Primer especial: ‘Bebés reborn’

La primera edición de “Conexión Samanta” de la temporada conduce al espectador a “una realidad alucinante que desconocíamos”, en palabras de Samanta Villar. El programa accederá al mundo de los muñecos reborn, ejemplares hechos artesanalmente que simulan bebés reales. En algunos casos, adquirir estos muñecos es simple coleccionismo; en otros suplen una carencia afectiva, pero ¿dónde termina la afición y comienza la dependencia? “Conexión Samanta” tratará de responder a esta pregunta.

La tendencia nació en Alemania, en plena II Guerra Mundial, cuando las madres se vieron obligadas a arreglar o recomponer las muñecas de sus hijas ante la escasez de recursos motivada por la contienda. De allí pasó a Estados Unidos, donde ha dado lugar a un floreciente mercado avivado hoy por las redes sociales, como prueban los más de 200.000 links que aparecen en Google, creados en su mayoría para distribuir kits para la elaboración de estos muñecos de apariencia humana.

En los reborn cada detalle está cuidado con precisión: la piel, las venas, las rojeces propias de los recién nacidos, el pelo o los pliegues de la carne. En muchas ocasiones son encargados a medida para suplir alguna carencia o para recordar experiencias pasadas. Los artesanos encargados de realizar estos muñecos recrean así bebés prematuros o niños similares a otros nacidos en la familia, en definitiva realizados a gusto de quienes los adquieren. Veremos cómo sus dueñas les compran ropa en tiendas especializadas, les sacan a pasear, les dan de comer o les llevan a la peluquería como si de un niño real se tratara.

Los reborn cuestan entre 400 y 6.000 euros y las personas que los encargan hablan incluso de “adoptarlos”, no de comprarlos. De hecho, se entregan con una pulsera identificativa como en los hospitales y un certificado de nacimiento que incluye el peso y el tamaño del bebé, así como los nombres de sus padres. Por su realismo, estos bebés son piezas de coleccionismo que en algunas ocasiones van más allá de la mera compra. Pueden tener un valor terapéutico en el caso de mujeres que necesitan llenar el espacio de un bebé. Gracias a internet y las redes sociales, cada vez hay más aficionados en España. Los artistas que los crean pasan horas puliendo cada muñeco y dándole vida a un molde de vinilo o silicona. Los elaborados con silicona son los más cotizados porque el tacto es casi idéntico al de un bebé de carne y hueso y son capaces de comer, hacer pis e incluso respirar.

¿Afición o dependencia?

En este primer programa Samanta conoce a Tamar y su marido Iván. Tras 10 años de casados, la pareja aún no ha tenido hijos, pero se desvive y emociona con sus reborn. Ahora mismo tienen siete: unos cuatrillizos prematuros, dos niñas y un niño. Samanta les acompaña a Bilbao a recoger su octavo bebé reborn, el que más ilusión les hace porque será el primero de su colección hecho de silicona. “Me gusta darles el biberón, vestirlos, lavarles la cabeza y peinarlos. Tengo un armario lleno de ropa y complementos”. Otra de las madres de esta primera “Conexión Samanta” es Neus, una barcelonesa de 41 años que después de dos abortos ha encontrado en los reborn el consuelo y la compañía afectiva que necesitaba. Neus, que siempre ha tenido un gran instinto maternal, reconoce que “no son bebés reales pero me ayudan a sobrellevar mi pena. Yo me moría por ser madre pero he tenido que mentalizarme de que no va a ser así. Ese vacío me lo llenan mis bebés reborn”.

Samanta también conoce a Eva, una asturiana de 54 años que tiene en su casa más de 500 muñecos, 16 de ellos reborn. Carritos, tronas, cunas… En casa de Eva no cabe nada más. Su marido le ha dado un ultimátum, pero ella está decidida a seguir ampliando su colección: “Yo voy tres veces a la semana a comprar ropa y accesorios para mis bebés”. El programa también contactará con los artesanos que elaboran estos muñecos, entre ellos Raquel, una artista reborn de 40 años que siente un apego especial por cada bebé que realiza. Les dedica tantas horas de trabajo que le cuesta desprenderse de ellos. En su casa tiene más de 12. Para ella son algo más que muñecos: “Me gusta sacarlos de paseo para ver la reacción de la gente. A primera vista siempre piensan que son reales”. “Nos tratan de locas porque disfrutamos con ellos, los cambiamos de ropa y los achuchamos”, así se expresa Raquel, madre de dos hijos y empleada en una empresa de logística aunque la mayor parte del tiempo le gusta pasarlo en su taller dando vida a estos muñecos.

Conexión internet

Las webs de Cuatro.com y Mitele.es compartirán con los espectadores los programas completos durante y después de la emisión de cada entrega. Al mismo tiempo, el site de “Conexión Samanta” ofrecerá una amplia videogalería con los mejores momentos del programa.