Comienza la cuenta atrás para ver a ‘Nik Wallenda sobre el cielo de Chicago’


Se ultiman los preparativos y comienza la cuenta atrás. Más de 150 metros de cable de acero impermeabilizado ya penden entre las icónicas torres de Marina City  y el edificio Leo Burnett, a casi 200 metros del asfalto, esperando una última monitorización para comprobar que no tienen hielo.

Nik Wallenda, ‘El rey de la cuerda floja”, se prepara para afrontar el reto más difícil de su vida: Cruzar la distancia que separa dos rascacielos de Chicago caminando en equilibrio sobre un cable sin usar arneses o cualquier otra red de seguridad y hacerlo además, durante un tramo del recorrido, con los ojos vendados.

La emisión ‘Nik Wallenda sobre el cielo de Chicago’ se transmitirá en directo en más de 220 países de todo el mundo y podrá seguirse en nuestro país a partir de las 2.30 h de la madrugada del domingo 2 al lunes 3 de noviembre en Discovery MAX, así como en la web Discoverymax.es.  Antes, a partir de las 00.00 h, se emitirá un programa previo con entrevistas y todos los preparativos y entrenamientos llevados a cabo para preparar esta gran gesta.

En la primera parte de su travesía por la cuerda floja, Wallenda caminará una distancia aproximada de más de dos manzanas de la ciudad – cuesta arriba alcanzando un ángulo de 15 grados – desde la torre oeste del emblemático Marina City hasta el edificio Leo Burnett Building, a más de 50 pisos de altura sobre el río Chicago. Esta hazaña no sólo será el paseo por los rascacielos más altos en la historia de la familia Wallenda, sino que será también la primera vez que Nik lo ha intentado en un ángulo tan pronunciado.

Además, Nik irá con los ojos vendados en la segunda parte de la travesía en la cuerda floja, que discurrirá desde la torre oeste del Marina City hasta la torre este. Decenas de cámaras se colocarán en toda la ciudad, así como en helicópteros para captar cada paso y ser testigos de cómo Wallenda intenta cruzar uno de los lugares con más viento de Chicago.

Pero el mayor reto para Wallenda será atravesar los 150 metros de cable de acero impermeabilizado –cuyo grosor no alcanza los 2 centímetros-, a más de 200 metros sobre el asfalto, sorteando los fuertes vientos que han dado a Chicago el sobrenombre de ‘ciudad del viento’. Los vientos árticos proliferan en las inmediaciones del Lago Michigan, donde se pueden registrar temperaturas de hasta 12 grados bajo cero en estas fechas. En la urbe estadounidense, es frecuente que las rachas de vientos fuertes provengan del Oeste, formando su habitual espectáculo de remolinos entre los edificios. El problema llega cuando las fuertes corrientes se aproximan por el Este, ya que sus peligrosas, poderosas e impredecibles ráfagas pueden rozar los 100 km/h.