‘Cocineros al Volante’ llega a Aínsa para cocinar sobre más de siete siglos de historia


‘Cocineros al Volante’ llega a Aínsa, en la provincia de Huesca, un lugar que invita a viajar en el tiempo hasta la Edad Media. En la villa todo se conserva tal y como estaba hace más de 700 años. Y, ¿qué mejor forma de estrenarse en la ciudad que cocinar a los pies del castillo de Aínsa? Los aspirantes tendrán que preparar una comida digna de reyes: pollo de sobrarbe al chilindrón. Contarán con 75 minutos para preparar 20 tapas.

Al grupo de los ‘condenados’ se sumará el equipo de la retaguardia, La Cayejera, formado por Lucía y Mar, dos amigas sevillanas que aparcaron la arquitectura y la fotografía para dedicarse al mundo del street food. Tomando como referencia a los vecinos de la villa de Graus, que entraron en el Libro Guinness de los récords elaborando el embutido más largo del mundo (505,47 metros y 339 kilogramos de peso), los concursantes tendrán que elaborar en 15 minutos la longaniza más larga. Quien lo consiga, podrá restarle 10 minutos en cocina a sus rivales en la siguiente prueba.

 

Mientras tanto, los equipos salvados disfrutarán en el restaurante Callizo de unos platos que dejarán boquiabierto a más de uno. En ‘El último cocinado’, los aspirantes tendrán la suerte de trabajar con la mejor cebolla de Europa. En 45 minutos, deberán cocinar una cebolla de Fuentes de Ebro rellena de carne picada y chips de patatas. ¿Quién tendrá que despedirse de sus compañeros desde esta preciosa villa del Medievo?