Chenoa: “No participaría en una preselección para ir a Eurovisión. O voy yo o no voy”


La cantante Chenoa ha sido entrevistada en el último numero de la revista online Your Way Magazine sobre su nuevo disco titulado ‘Otra Dirección’ y sobre su posible participación en el Festival de Eurovisión 2014.

El título del disco es “Otra dirección”… ¿Cuál es esa otra dirección que ha tomado Chenoa?

Otra. Tomar otra dirección es divertido porque te vas moviendo para un lado que nunca has probado entonces por curiosear estoy tomando otra dirección, en este caso con otro color de música, otro color de ritmo, otro color de idioma porque estoy cantando en inglés… Tiene mucho colorido diferente, es otra dirección

Hace unos meses durante un concierto comentaste que te habías planteado dejar esto, al menos por un tiempo. ¿Qué es lo que ocurre para que pienses “no puedo más, lo dejo”?

Un sentimiento muy humano, porque cuando lo dije en ese momento era como ser honesta con el público. Al final es un trabajo que te gusta hacer, y es como cualquier otro trabajo que te encanta y llega un punto en el que dices “no puedo más, me voy” porque estás decepcionada o porque te faltan características que siempre has querido tener en tu carrera y no están. Dices bueno, ya tengo el ego cubierto y me voy a otro lado y hago otra cosa, me siento capaz de hacer otra cosa aparte de música. Fue un estado de desidia, de cansancio, decepción que al final pues se palió con lo más puro que es escuchar una canción que me gustó y dije: pues no me voy a ir

En la nota de prensa que acompaña este nuevo lanzamiento se remarca mucho que has decidido volver. ¿En qué momento, tras estar a punto de dejarlo todo, tomas esa decisión y por qué?

Decidir volver lo da una canción en concreto que es “Ya no quiero verte (Arrested)”, que me despertó del estado apático. De repente dije: “¡esto me encanta!, ¿qué es esto?” y ya solo el preguntar ¿qué es esto? es curiosear y a partir de ahí ya empecé a trabajar, me fui a Londres y desperté del todo

Se habla de la “Quinta dimensión” también como un concepto que abarca el camino que quieres seguir ahora. ¿Qué hay en esa quinta dimensión?

La quinta dimensión es una propuesta como de un mundo aparte. Es una dimensión donde te puedes ir cuando tienes un mal rato con tu gente, con tu vecina, con tu novio, con quien quieras. Es un mundillo donde tú te lo montas y dices bueno, pues me voy a respirar un poco de aire para volver, no para evitar el problema sino para atajarlo con otra perspectiva.

Cuando tú respiras al final terminas diciendo vale, lo estaba viendo demasiado cerca y cuando te alejas ves la peli entera. En “Quinta dimensión” por ritmo, que ya te da mucho buen rollo, por letra que te dice “eso está hecho”, hay que hacerlo pero me voy a mi quinta dimensión un rato y ahora vuelvo. Es una invitación a que la gente respire antes de tomar decisiones precipitadas

“Otra dirección” es un doble CD que incluye por un lado un disco con 11 temas en español y otro con 8 temas en inglés. ¿Por qué esta decisión de no sacar un disco en español y otro en inglés sino fusionarlos dentro de un doble CD?

Porque el patio no está tampoco para hacer gastar dinero a la gente, honestamente. Me parece que es muchísimo más generoso por parte del artista también dar las diecinueve canciones. ¿Por qué voy a hacerles comprar este y luego la otra? si estamos en equipo hay que hacerlo fácil para que la gente lo escuche, no para que le agarren manía porque el artista está haciendo cosas extrañas.

Me encanta esa actitud de que la gente pueda hacer lo que quiera. Aparte son diecinueve temas que casi no van ni a euro por canción. Me hacía hasta ilusión que fuera así, tan accesible, que la gente no está para según qué cosas, adáptate y da más de lo que has dado siempre, que diecinueve temas son muchos y ya te digo yo que cuestan mucho (risas)

“Quinta dimensión” ha salido a la venta en los dos idiomas, (inglés y español). ¿Va a ocurrir lo mismo con el resto de los singles de “Otra dirección”?

Pues sí, no tengo problema, lo que quieran poner, si es que me da igual. ¿Sabes qué pasa? que estoy tan contenta con lo que he hecho que lo que pongan está bien. Ni siquiera decido yo, me gusta que elijan. No me gusta machacar y machacar con una canción para que sea single. A veces sí y a veces no. Igual para las radios es más importante que ellos tomen sus decisiones, pero para mí personalmente si saco otro single o hago un videoclip será porque me apetece esa canción en ese momento, pero sí, si lo ponen en inglés y en español yo no tengo ningún problema, de hecho ha pasado así y juega en contra, a veces, del propio artista, pero vamos a hacerlo diferente, vamos a cambiar las cosas porque si todo se plantea hacia eso terminamos perdiendo la espontaneidad

El álbum está grabado entre Barcelona, Madrid y Londres y cuenta con ni más ni menos que seis productores, ¿por qué trabajar con tanta gente y qué ha aportado al disco cada uno de ellos?

El peso más grande se lo lleva la parte de Londres, porque el sonido pesado, el que pesa más en el disco es el de ellos, el anglo, porque ya había estado en Inglaterra, había grabado varias veces porque me gusta, porque el autor me propone un tipo de temas que para mi tipo de voz, -que yo tengo muchos graves, y mucha “tacada negra” como digo-, preciso de autores que conozcan ese tipo de arranques. En España hay también pero no son iguales. Tú sabes que la música tipo Adele se gesta muchísimo más allí, entonces me lo pusieron a huevo, cuando escuché las canciones dije dios mío, ¡ha llegado por fin!.

Yo no encontraba canciones con las que me sintiera del todo cómoda a nivel vocal porque al final termino cantando cosas que puedo cantar más y canto menos y me sentía un poquito atada, y ahí me solté totalmente. El punto de Madrid lo tratamos con Juan de Dios que es productor de Amaral y de mucha gente, pero es a nivel absolutamente humano, es un diez, ¡el gallego es lo más! (risas), y hemos hecho “Hoy sale el sol”, la más positiva, -porque siempre incluyo una positiva a raudales como “Todo irá bien”-, y “Hoy sale el sol” la teníamos guardada con Alfonso Samos que es también el autor desde el 2007 y no la dimos a nadie y no me preguntes por qué, pero estaba ahí y se quedaba, se quedaba, y de repente dijimos: oye, ¿y “Hoy sale el sol” qué pasa?, y ya Juan la agarró, le dio vuelta y ya en el disco. Y me encanta.

En “Otra dirección” podemos encontrar el tema “Drama”, a dúo con la cantante Raphaella. ¿Cómo surge esa colaboración?

Nos planteamos un dueto y yo siempre voy a favor del tema, no a favor de con quién me pueda aportar más o si es conocido… A veces se hacen colaboraciones que son un poco por interés. Y en este caso Raphaella tiene un EP que se llama “Idiot” que os aconsejo que escuchéis, tiene veintiún años, toca piano, es autora… Es un diez, un talento buenísimo.

Cuando me presentan “Drama”, que la había hecho ella, yo propongo que si la autora quiere cantar conmigo. Es suya, así que qué mejor regalo para mí. Entonces ella se quedó un poco como diciendo, ¿quiere cantar conmigo?, y le dije que por supuesto, que era suya y que me la estaba dando y yo necesitaba que ella estuviera ahí. ¡Y encantada!, se vino a los conciertos en Madrid y el concierto de Barcelona y cantó la canción en directo conmigo. Yo la adoro, me parece un talento muy joven y maravilloso.

Quién sabe si en algún disco suyo te pedirá lo mismo, ¿no?

Yo encantada. Para mí todo un honor.

Comienzas ahora esta nueva etapa sin discográficas y siendo más tú que nunca. ¿Crees que en los discos que has publicado hasta ahora has demostrado realmente toda tu calidad como artista?

Yo creo que según la etapa sí. Las discográficas son mucha gente opinando y no sé hasta qué punto igual a veces he tenido que plantarme más o no, no tengo ni idea, pero yo creo que lo hecho, hecho está y no esta mal. Doy un repaso a mi carrera y estoy bastante conforme y contenta, eso es mucho, ¿eh?, pero fíjate que uno de mis discos favoritos es “Mis canciones favoritas” que es un disco de edición limitada, que se vendieron 100.000 copias y para mí fue el disco, pero porque esta cantando en vivo, y ahí ves que yo soy más cantante de directo que cantante de disco, y lo que ha logrado este disco es que yo me sienta representada en el disco como si estuviera cantando en vivo.

Eso no me pasaba hacía mucho. “Otra dirección” esta al nivel que yo no me esperaba que nunca estuviera, pero he tenido que irme a mil productores que me dieron mucha caña y que me dijeron “rockea, rockea”, porque realmente trabajo mucho la base soul y funk que es muy negra, pero yo soy muy rockera cantando, soy muy lisa, no hago mucha florituras, lo que pasa es que tengo mucha potencia y entonces peto el micrófono, y claro a veces me decían, “no cantes tan fuerte, vete más para atrás” y yo decía, ¿y qué hago yo?. Y ahora me han permitido hacer eso y básicamente no es que antes no me dejaran es que simplemente no tenía quizás todo el control. Ahora sí.

En temas de promoción y repercusión en prensa, etc. ¿se nota mucho la falta de esa gran multinacional detrás que mueve todo?

Como soy muy positiva noto mucho el apoyo de la gente que sabe que estoy sola y me vienen a ayudar. Es muy llamativo, me he quedado absolutamente en shock porque esta apareciendo por todos lados gente que dice, “oye, que queremos hacer esto contigo”, y me he quedado como, ostras tío, si no me habías llamado nunca, pero sí lo habían hecho y no había podido, o a mí no me había llegado la información, que a veces me ha pasado… Y estamos como, ¡claro que sí!, ¡cómo no!, toda ayuda es muy buena para mí, y veo mucho apoyo por parte de mucha gente. Me emocionaba y todo, mi hermano decía “¡es que esta llamando todo el mundo!” y yo bueno pues algo bien habremos hecho. Hay un reclamo muy bonito que es muy humano, no es un reclamo de hacer las cosas porque toca, sino porque me apetece. Es diferente.

Comentas que en este trabajo has hecho “lo que te ha dado la gana” y totalmente lo que querías. ¿Puede un artista permitirse hacer cien por cien lo que quiera o la sombra de hacer algo que luego pueda sonar en las radios siempre esta presente?

Tienes que manejar un punto inteligente. Y el que es artista a veces muy inteligente no es (risas), porque somos más intensos, pero con los años aprendes. Yo al principio igual era un poco más a la defensiva pero ya me he relajado mucho más. ¿Que hago lo que quiero?, sí pero me la juego mucho a todos los niveles. Hay una presión extra que es la de “me tiene que funcionar, quiero hacer otro disco” y para eso tengo que ser lista.

Pero la libertad creativa existe, este disco me gusta a mí, es mío y estoy encantada con lo que yo he hecho, y ahora lo que hago es ofrecerlo a ver si a la gente le gusta, entonces esa incertidumbre es maravillosa y también es muy de nervios porque igual no es lo que la gente quiere, no estoy del todo segura, pero sí hay alguna que otra canción que cubre el punto comercial, otra que cubre la parte más alternativa, la más rockera para otro lado, hay un punto tecno que se lleva y esta muy de moda, pero es un tecno que yo manejo desde un funk o desde un soul, no directamente desde una máquina.

Son canciones que las puedo llevar a guitarra y voz. Cuando una canción puedes llevarla a guitarra y voz da igual si el que esta detrás es Guetta o el que esté, es buena. Eso es una buena canción. Y es lo que yo pruebo primero antes en una maqueta, y estas canciones sí están paridas, (algunas, no todas), para poderlas llevar en acústico que es como a mí siempre me ha gustado.

Con la publicación de este doble álbum en dos idiomas, y con sonidos más americanos y más RnB, ¿tienes expectativas de abrirte paso en el mercado estadounidense y llegar con tu música allí?

Me han preguntado mucho si canto en inglés para abrirme mercado. La verdad que no. Me gusta cantar en inglés porque siempre he cantado en inglés. En el primer trabajo lo hice, en el segundo también y luego se cortó el rollo y no canté más en inglés, pero yo siempre lo he hecho. De hecho en “Mis canciones favoritas” casi todas son en inglés y tenía problemas porque no encontraba canciones españolas. No por nada sino porque a veces cuando eres pequeño y vas creciendo tiendes a escuchar música de un estilo de cuna mucho más anglo como Fugees, Earth, Wind & Fire, Roberta Flack… todo eso es muy anglo y canto en inglés porque me gusta el idioma. Y luego he creado historias con Alfonso Samos para hacerlas en español, que llevar la métrica funkera a métrica con letra española es muy complicado y en eso hemos estado trabajando bastante duro.

Cuéntanos un poco cómo y cuándo va a empezar la gira de este “Otra dirección”

Primero esta la época de promo dura y yo creo que a principios de enero vamos a estar ya con gira concreta de disco aunque vamos incluyendo ya canciones como “Quinta Dimensión/Life’s an Equation” que esta en el repertorio de ahora. “Arrested” si vamos a teatro la llevamos porque es una canción muy intimista que necesita un público un poco más tranquilo, no de fiesta porque las fiestas son otra cosa y no entran baladas porque a las doce de la noche no le puedes tocar una balada, pero sí, ya estamos ensayando a guitarra y voz alguna canción del disco nuevo.

¿Habrá gira de teatros para presentar el disco?

Ojalá. Todo va a depender de cómo vaya. El otro día un periodista argentino vino a hacerme una entrevista aquí me dijo “¿vas a venir a Argentina?” y le digo: si todo va bien sí. Y me miró y me dice “qué lindo tener una artista honesta” (risas) y le digo ¡claro!, ¿qué moto te voy a vender? te tengo que decir la verdad. Todo siempre depende de cómo va evolucionando lo que nosotros necesitamos porque cuanto mejor más herramientas a favor.

Llevas 12 años de carrera “pública” pero muchos más de trabajo. Si te dieran la oportunidad de volver atrás en el tiempo, ¿hay algo de lo que has hecho a lo que ahora dirías “no”?

Yo he hecho un repaso a eso y yo que creo siempre, hasta cuando he metido la gamba de manera importante, me ha venido bien, porque me ha ayudado luego a pensarme las cosas más o a tener la experiencia de cuando va mal. Es muy importante. Victoria Abril dijo una cosa muy bonita una vez que es que estaba más acostumbrada a que le dieran una hostia que a que le hicieran halagos. Pues mira un poco va por ahí, el rock and roll es una filosofía no es un estilo de música y va un poco por ese lado; hay un punto de necesidad de mala experiencia para poder hacerla mejor, pero luego esta un poco en la actitud, hay dos caminos siempre para elegir. Esta bien equivocarse, es bueno.

No tienes reparos en dar tu opinión y en las redes sociales muchas veces por ello te llueven críticas o amenazas. ¿Alguna vez has dicho “se acabó, elimino el Twitter, el Facebook…”?

No. Al contrario. A mí me parece un portal muy interesante para poder manifestar con libertad lo que me da la gana. Aparte ya tengo la experiencia suficiente como para poder hacerlo, ya me he ganado la licencia a pulso. Al que le sorprenda es que no me conoce porque después de doce años yo creo que a la gente le queda bastante claro que soy de opinar y que es con una coherencia. Jamás he hecho un daño colateral, no soy una tipa del todo agresiva que haga daño por gusto de manera gratuita sino que opino sobre cosas que quizás me permitan también manifestar mi forma de ser y forma de ver la vida.

Es una opción. Mi verdad es mi verdad, no es la tuya, y como siempre digo, la palabra normal siempre hay que entrecomillarla porque tu normalidad no es mi normalidad. Tengo un punto tolerante muy grande porque me gustan las críticas incluso aunque sean negativas, pero que sea una crítica que me aporte algo. Cuando hay una destrucción, faltas de respeto, mala educación o demás generalmente utilizo la palabra “bloquear” que me encanta. No contesto cosas que no voy a lograr dialogar.

Además que hay gente que solo se dedica a insultar…

Es un arma de doble filo porque la gente que tiene un mal día puede ponerse un nick cualquiera y decir las burradas que quizá le tendría que haber dicho a la persona con la que se ha peleado, pero como estas ahí es más fácil. Hay que tener ojo, simplemente, y ser muy fría para que eso no te afecte. Si tengo un mal día el Twitter lo dejo de lado y no miro nada. No tengo muy mala experiencia con mis redes sociales, he leído cosas pero no les doy tiempo, empiezo a leer el enunciado y descifrar un poquito de qué va y se acabó. A mí no, no me apetece, no voy a entrar en la guerra.

Hace unos meses se publicó una entrevista tuya donde afirmabas que te encantaría representarnos en el Festival de Eurovisión. ¿Sería una forma de impulsar más este nuevo camino musical que estas comenzando ahora?

No. Iría porque me apetece ir, no por impulsar nada. Lo que dije en esa entrevista es que jamás diría que no a representar a mi país. Nunca. Porque nunca lo he hecho. Eso es lo que yo dije. Y aparte dije que la candidata ideal se llamaba Mónica Naranjo no yo. Y Mónica escribió en Twitter y dijo “adoro a mi amiga Chenoa pero no esta en mis planes”, y hablé con ella y le dije gracias y perdóname, y me dijo “ni te preocupes corazón que yo te quiero mucho”.

No se produjo más conflicto que ese porque era un halago absoluto hacia ella. Para mí la candidata ideal que cumple todos los requisitos de un gran show y de muchas cosas es Mónica, que es la voz de España. Cantante española que tenga esa tesitura como si fuera Mariah Carey se llama Mónica Naranjo.

A la hora de ir a Eurovisión, si me lo pidieran iría, sí, pero con unas condiciones. Por más que sea quien soy no puedo estar cantando una cosa que no me creo. Aparte es un concurso, ¡es divertido! a mí me encanta ver Eurovisión, lo veo siempre y soy una eurovisiva total y lo disfruto, entonces necesitaría ir con una parte de juego. Soy como los niños, necesito jugar para pasármelo bien y no estar presionada sino hacerlo porque quiero. Se tiene que manejar de una manera mucho más sana. Yo ir voy, pero llevaría “esto”, no puedo llevar “eso”. Y tampoco entraría en una preselección para ver si me eligen. No, o voy yo o no voy.

 ¿Te atreverías a ser la primera representante española en cantar un tema íntegramente en inglés?, ¿romperías esa barrera?

Sí. Yo iría en inglés, ¿por qué no?, ¡si lo hacen todos!. Yo creo que ya va siendo hora.

En este tiempo que te has mantenido un poco más alejada de toda la vorágine que envuelve a un cantante, ¿cómo has visto el panorama musical español?

No me he alejado mucho de todo esto porque al final soy también fan de mucha otra gente, a veces actúo como tal y nada de lo que hay me puede impactar mucho más de lo que yo vivo. Al final creo que es una cuestión de supervivencia, de tirar para adelante.

Sabemos que cada vez se venden menos discos, que los conciertos no se llenan porque el precio de las entradas ha subido, que los ayuntamientos no tienen dinero para contratar a artistas… Con esta situación, ¿no te da un poco de miedo sacar el disco. Miedo no. Lo de que estoy loca y soy una valiente me lo han dicho un par de veces ya y sí, es verdad (risas). Da vértigo pero sé que no estoy sola, hay todo un equipo detrás.

En el último año has trabajado en Increíbles de Antena 3 y también en la radio, en Atrévete de Cadena Dial. Un artista esta acostumbrado a ir a televisión a presentar su música o ir a la radio a una entrevista, pero ahora trabajando del otro lado, ¿has descubierto algo que te haya gustado especialmente?

La tele la controlo un poco más porque vengo de ahí. Nací en un concurso de reality y algo ya conoces. La radio me gusta mucho y me ha gustado de siempre, es un medio que me parece súper mágico, y quizás no es el mejor pagado pero para mí es el mejor de aprendizaje. Y Frank a mí me ha enseñado mucho. María Lama, Frank, Bea, Iván, Isidro Montalvo… el equipo entero de “Atrévete” me han enseñado mucho. Ha sido un lujazo.

¿Algún día podríamos escuchar a Chenoa con un programa propio en las ondas?

¡Yo quiero!. Ojalá me propongan algo, me haría muchísima ilusión hacer radio. Sobretodo un programa nocturno a altas horas de la noche de esos en los que te llama gente muy rara (risas). Esos molan, yo me quedo ahí desde las dos hasta las cinco. Me encantaría.