‘Cabo Vadillo’ se adentra este martes en la guerra de las ‘maras’ en El Salvador


La guerra entre las ‘maras’ se ha cobrado la vida de más de 80.000 personas, más víctimas que dejó la guerra civil en El Salvador. El asesinato, el tráfico de droga y la extorsión pertenecen a su forma de vida. Como consecuencia de ello muchos de los pandilleros sólo tienen dos salidas: la cárcel o el cementerio, aunque algunos intentan reinsertarlos.

¿Por qué hay tanto odio entre las ‘maras’ M18 y M1? ¿Cómo son las cárceles de San Salvador? ¿Hay posibilidades de reinserción? La nueva entrega de “Cabo Vadillo”, que Cuatro emite este martes 7 de octubre a las 23:30h , hace una radiografía de uno de los territorios más peligrosos del mundo.

Desarmado y con la única defensa de un chaleco antibalas, Pablo Vadillo patrulla junto a la unidad de los GOPES (Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Nacional Civil de El Salvador), una policía específica creada para luchar contra las ‘maras’ que tiene que hacer su trabajo con su rostro oculto para evitar las represalias de los delincuentes. Su primera misión será infiltrarse entre los pasajeros de un autobús para capturar a los ‘mareros’ que asedian a los usuarios de una de las líneas más inseguras de la ciudad.

En su siguiente parada, el cabo Vadillo visitará el calabozo de una de las comisarías de la ciudad en la que conviven los miembros de dos pandillas rivales, la mara M18 y la M1, las redes criminales más grandes del mundo cuyo negocio es el tráfico de droga y la extorsión.

Pablo Vadillo se acercará más a la cultura de las ‘maras’ a través del proyecto del Padre Toño, un sacerdote español que lleva 13 años en El Salvador luchando por reinsertar a los ‘mareros’ en la sociedad. Allí conocerá el testimonio de pandilleros que han dejado de delinquir pero que siguen perteneciendo a la organización, ya que nunca podrán abandonarla porque serían ejecutados.