Así fue el capítulo 100 de ‘La que se avecina’: “El show de Truman” de Montepinar


Anoche fuimos testigos de un hito histórico en ‘La que se avecina’ con motivo de la emisión del capítulo 100 de la serie sobre la comunidad más divertida de la televisión. El capítulo venia precedido por un acontecimiento absolutamente inesperado e inexplicable revolucionó a los vecinos de la comunidad, un suceso que cambiaría su destino. El artículo contiene spoilers del capítulo.

Botellazo: La nueva agresión de Antonio a la vieja maldita

El pescadero acaba de recibir una notificación, muy pronto le van a realizar una inspección Hacienda. Pero por si fuera poco, Fina le comunica que le va ha ganado el juicio, le va a tocar pagar 500 euros por la agresión. “A pagar, a pagar”, le dice.

Guerra de grifos en Montepinar

Fina le abrió los grifos a Antonio Recio, éste a su vez se coló en la casa del Pelocho y Lola y también abrió los grifos para inundar la casa de la vieja maldita. Así comenzó la guerra de los grifos en Montepinar. Y después llegó la policía para aclararlo todo, pero sin éxito.

Secuestro sin éxito: Amador y Maite pierden a sus cuquitos para siempre…

Los Cuquis consiguen quitarle a sus hijos a Patricia y se los llevan a casa de Nines. Pero la asistente social llega con la policía para llevárselos una vez más y para simpre. Amador decide escapar con su familia en la caravana de Coque.

Javi y Lola esperan… ¡trillizos!

Las reconciliaciones de Javi y Lola son peligrosas, siempre acaban en embarazo. Y una vez más les ha vuelto a ocurrir, la pasión desmedida, un poco de alcohol y pastillas han hecho esto posible. El médico les ha dado la gran noticia, no esperan uno, sino tres bebés.

El suicidio de Vicente dio lugar al sueño extraordinario de Enrique

Enrique le ha salvado la vida. El hombre cojín no veía futuro a su vida después de escuchar al Pelocho y Lola decirle que quieren meterle en un geriátrico. Vicente convencido de que no sirve para nada, se arrojó desde el ático, con la gran ‘mala’ suerte de caer sobre el concejal. Esto dio lugar a que el señor Delfín soñara algo espectacular y extraordinario.

Los montepinarianos protagonizan su propio ‘Show de Truman’

Algo pasa en la comunidad y el primero que comienza a notarlo es el señor Delfín. Enrique tiene la sensación de que les observan, les vigilan, les controlan pero… ¿qué ocurre en Montepinar? Nada fuera de lo normal, los montepinarianos son personajes de una serie, una ficción que tiene mucho éxito en el mundo real. ‘Son los protagonistas de ‘La que se avecina’.

¡Selfie, selfie!: los fans de ‘LQSA’ piden una foto a Fermín y Pelocho

Suegro y yerno pasean por las calles del mundo real y se dan cuenta que no saben qué van a hacer. “Aquí somos unos parias”, le dice a Fermín, y el espetero le transmite su optimismo al Pelocho, ahora se han quitado de golpe dos hipotecas. Entre pensamiento y pensamiento, los fans de la serie les piden un selfie.

Reunión con el consejero: los montepinarianos piden vivir en la realidad

Los vecinos son famosos en la vida real, todo el mundo les reconoce por la calle. Después de su excursión llegan a la cadena de televisión para citarse con el mismísimo consejero delegado, “La que se avecina’ es un éxito”, les comenta, la serie lleva 100 capítulos en antena. En cambio, ellos están cansados de sus vidas, quieren vivir en el mundo real.

Si todo fuera perfecto en Montepinar…

Enrique Pastor le da la noticia a sus vecinos, es el nuevo alcalde, Fermín es el nuevo presidente de la comunidad, Lola no está embarazada y será la ‘prota’ de la nueva película de Amenábar, a Vicente le han dado un mes de vida, a Rebeca le han contratado en un bufete, vuelve el yogurín de Judith, a los Cuquis le toca la lotería, Amador tiene descapotable, vuelven los cuquitos, Raquel está enamorada de Leo, Maite se convierte en la primera dama de Enrique, Doña Fina muere, los Recio se casan en Bali, Nines está embarazada de Coque, a Antonio le conceden el Bogavante de Oro e Izaskun, en el balcón ¡Final feliz!

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!