Antonia San Juan: “Estela es tan soberbia y tan vehemente que me provoca risa”


La actriz que interpreta a Estela Reynolds deja la serie, aunque quizás podamos disfrutar de su personaje en capítulos especiales. Le ha dado tanta popularidad su personaje en ‘La que se avecina’ que solo tiene agradecimientos. La actriz ahora se dedica a su espectáculo de monólogos, ‘Lo mejor de Antonia San Juan’, enfocado a presentarle al público a la verdadera Antonia San Juan. Porque ella es de la opinión de que “no hay que convertirse en una pesada y que el espectador acabe cansándose del personaje”. Haz clic aquí para escuchar la entrevista completa.

Su personaje de Estela le ha dado tanta popularidad que solo tiene agradecimiento. A la Reynolds la hemos visto decir unos diálogos complicadísimos y hasta cantar, “y está mal que lo diga, pero canto bien, y soy muy buena imitadora”. Antonia San Juan confiesa que su personaje en la exitosa serie ‘La que se avecina’ es complicado, “aprenderte esas peroratas….pero al final te lo aprendes y es como hacer abdominales, empiezas haciendo diez y terminas haciendo mil”.

Estela es un personaje tan alejado de ella, “tan soberbia, tan vehemente, que escucharlo me provoca risa”. Ella no tiene ningún problema en entrar y en salir de los personajes, y así lo confiesa, en este caso con Estela Reynolds: “En ‘La que se avecina’ he terminado”.

Ha dirigido dos cortometrajes, dos largos, ha escrito dos películas más y ahora está moviendo una de ellas: “Convertirme en directora de cine es uno de mis deseos”. La manera de relajarse de Antonia San Juan es escribiendo, para ella, una necesidad. “Y pintar es una cosa de ocio, pero ni soy pintora ni nada, soy una actriz”, aclara.

La actriz ahora se encuentra inmersa en los monólogos con ‘Lo mejor de Antonia San Juan’, un espectáculo en el que pasa de lo más soez y simple, a hacer crítica social, a hablar de la soledad, del amor… De los 50 monólogos aproximadamente que tenía, se decidió por 13, de los cuales “el 80% es en clave de comedia, pero hay momentos más amargos donde se habla de la enfermedad, de la soledad…”. El estar sola en un escenario con una silla supone un riesgo siempre para un actor, “pero como es algo que vengo haciendo desde hace más de 30 años, es mi medio”.

Ya no volverá Estela Reynolds, aunque puede que la veamos en algún capítulo especial. Pero siempre le quedará el teatro, de lo que siempre ha vivido, con el que se ha podido comprar la casa que tiene, y gracias al que no se puede quejar de vivir mal: “No soy rica, es una de mis metas en la vida, pero vivo bien”.