Álex Barahona: “Alpha tiene calidad por el mero hecho de ser cine español”


El actor Álex Barahona ha sido entrevistado por  VIM Magazine en la que ha hablado sobre su nuevo proyecto cinematografico titulado ‘Alpha’. Álex se interpretará a Toni en ‘Alpha’, un drama criminal que narra la historia de Eric, que intenta rehacer su vida tras ocho años en prisión.

Actor, dramaturgo, contador de historias, vividor de la vida de otros… ¿qué es Álex Barahona?

Trabajador por cuenta ajena. Historias ajenas, vidas ajenas.

En nuestro calendario está señalado el 8 de Noviembre, fecha en la que se estrenó tu último proyecto cinematográfico ‘Alpha’. ¿Con qué nos sorprende Toni? Cuéntanos un poco de este trabajo.

Toni es la historia de un tío que hacía de su profesión la delincuencia y que intenta reconducir su parte violenta haciéndose policía a raíz de un suceso que le marcó. La base es una historia de delincuentes, narcotraficantes y corruptos, pero también es una historia de amigos. Alpha también se pregunta si el destino de cada uno ya está escrito, y lo hace por medio de la acción sin dejar de lado el drama de cada personaje.

El narcotráfico, la reinserción y la corrupción  son temas tratados en esta película. ¿Crees que se puede comparar con una historia real de ahora? ¿Saldremos con la sensación o la necesidad de compararlo con nuestro ‘mundo’ fuera de las pantallas?

Estos personajes nacen por la corrupción que están viendo cada día en los telediarios. Estos personajes son delincuentes porque ven que los que les mandan también lo son. Pero no saquean ciudadanos normales de a pie, saquean a narcos.

¿Ha habido feeling con el personaje o te ha costado hacerte con él más o menos que en otras ocasiones?

Yo me he encontrado a gusto. Creo que me he acercado bastante a sus conflictos, su impulsividad, su violencia, su manera de querer.

Joan Cutrina, vuestro director en ‘Alpha’ ha hablado de lo delgadas que son siempre las líneas entre los dos bandos – policías y criminales – y lo fácil que es cambiar los bandos y mimetizarlos entre ellos. Después de involucrarte, aunque sólo sea de manera interpretativa en este mundo, ¿qué opinas sobre esta afirmación?

No entiendo muy bien a qué se refiere con mimetizarlos. En Alpha es cierto que la línea es muy fina, el espectador va a darse cuenta lo fácil que puede llegar a ser cruzarla. Los extremos se tocan. Si es que la virtud está en el término medio.

¿Es tan importante el poder y el dinero que es capaz de unir a personas con unos supuestos ideales e intereses diferentes, como podrían ser en este caso los policías y los criminales?

Desgraciadamente creo que sí. Ahora la noticia no es quién cambia de bando, es quién tiene los valores suficientes para no hacerlo.

Si decimos por tanto que el ser humano es débil y no puede resistirte a la tentación que el dinero puede suponer… A título personal ¿serías capaz de resistirte a una gran cantidad de dinero? ¿Cuál es tu punto débil, en cualquier sentido?

Pues no he tenido la ocasión de ponerme a prueba, pero soy bastante cagón para meterme en algo que me lleve a problemas. Mi punto débil… Que me suban a un avión.

Hemos leído alguna declaración que señala que el cine español nunca será de calidad. ¿Podremos comparar Alpha con las grandes producciones policíacas, más habituales al otro lado del charco?

¿Era necesario ese comentario en boca de un ministro? Con lo fácil que era haber dicho que no había dinero, como están diciendo para todo, ¿por qué generar polémica? Comentario totalmente subjetivo que tiene la importancia por ser de quién viene.

Alpha es cine español. Alpha es cine de calidad no porque la acción se parezca a las películas del otro lado del charco, tiene calidad por el mero hecho de ser cine español. La acción en Alpha es un punto muy fuerte de la peli. Es un granito de arena más que ponemos para quitar lo poco que queda ya de peyorativo en cuanto a cine español se refiere.

Para Joan, es su primer largometraje como director, aunque no se trata de un desconocido en este mundo. ¿Ha sido diferente el método de trabajo que ha seguido? ¿Qué tal te has sentido, qué os ha trasmitido?

No ha sido diferente. No pudimos ensayar mucho, pero Joan supo llevarnos a sitios donde se respiraba la realidad que quería contar en la película. Fue muy ilustrativo, cosa que le agradezco. Él y Xavi, otro de los guionistas, nos enseñaron el mundo del que trataba Alpha. Llegamos a tener conversaciones con gente que tenía mucho que ver con los personajes. Fue apasionante.

Segundo proyecto cinematográfico a gran escala. ¿Es la sensación similar a la primera vez? ¿Se ha parecido la creación de este nuevo film en algo al proceso anterior con ‘Lo contrario al amor’?

Es diferente. Lo contrario al amor, siempre va a tener el sabor a primera película y todo lo que sucedió con ella será diferente a cualquier otra. Alpha tiene el sabor a riesgo, a apuesta. Alpha juega a ser superproducción, sin serlo, y eso nosotros lo sabíamos. Rodamos Alpha con el gusanillo de saber que estábamos haciendo una peli diferente y que seguro que iba a gustar. Visualmente es muy potente y encima tuvimos posibilidad de trabajar con los personajes. Me daría mucha pena si la gente no le diera un voto de confianza.

Hace unos meses tuvimos la oportunidad de disfrutarte junto a Javi y Bernabé en el teatro Galileo de Madrid en vuestra particular versión de Romeo. ¿Estáis disfrutando de esta gira por diversas ciudades españolas? ¿Hasta cuándo podremos verte en los teatros como Romeo?

Seguimos haciendo bolos, a pesar del IVAZO. Salir con un espectáculo de gira, tal y como están las cosas, es un poco suicida. Así que la verdad que no nos podemos quejar, porque allí donde vamos, la gente nos recibe muy bien. En Noviembre estaremos en Valencia una semana y en Diciembre algún fin de semana. Llevamos casi un año y medio con el espectáculo y si ya no diera más de sí, ya es una experiencia preciosa.

¿Qué es lo máximo que te ha aportado Romeo, su interpretación, esta gira? ¿Qué has aprendido gracias a él en estos meses?

Una experiencia preciosa: acercarme al teatro clásico, a Shakespeare, a Romeo a pesar de mis 32 cumplidos… A conocer muchos teatros por la geografía española, a representar un clásico sin escenografía y con sólo tres actores… muy enriquecedor todo.

Televisión, Cine, Teatro (también musical)… ¿Qué es lo siguiente en tu planning? ¿Hay próximos proyectos a la vista?

Todavía queda algo de “Romeo” por ahí como te he dicho antes y si te digo la verdad estoy embarcado en un proyecto muy personal que siempre he tenido ganas y nunca me había decidido. Estoy trabajando en un disco. Sin pensar en para qué, sólo en porqué. Porque me apetece. Me divierte mucho. Y mientras, con muchas ganas de enfrentarme a nuevos retos interpretativos.

La afluencia de series nacionales es inmensa en estos momentos. Por fin podemos decidir quedarnos con nuestro producto antes de elegir como primera opción el que viene de fuera. ¿Te gustaría formar parte del elenco de alguna de estas producciones, actualmente en emisión o que están previstas para emitirse en breve?

No es tan inmensa, imagino por la situación actual que estamos atravesando. La ficción nacional es mejor cada día y me gustaría trabajar en cualquiera. Hombre, siempre es diferente arrancar una serie nueva que incorporarte a una ya rodada, pero cualquiera de las que hay ahora en emisión tienen una calidad como para que dé envidia no poder trabajar en ella.

¿Cómo vives, profesional y personalmente, el paro que también está afectado al sector cultural, al cine, la televisión y al teatro? ¿Existe consuelo para este drama particular? ¿Cómo se sale adelante, sin quedarte estancado, o caer en el olvido?

Cada uno lucha por que se trate lo mejor posible a lo que se dedica, y en esa lucha está la fuerza para poder continuar. Caer en el olvido, no. Esto es cuestión de confiar, trabajar duro, mejorar, esperar la oportunidad y no parar de proponer cosas. Hay días malos, como para todo el mundo, pero sabes que el siguiente puede ser completamente diferente.

¿Hay soluciones? ¿Podemos los ciudadanos de a pie, consumidores de tu y vuestro trabajo hacer algo para conseguir el cambio? ¿Puede el actor ingeniárselas para tirar el muro que han construido entre él y los espectadores?

Uf, es difícil. No hay que pedirle nada al espectador, sería como delegar responsabilidades. Hay que cuidarle para que confíe. Hay que hacer que nuestro trabajo, bien sea en cine, televisión o teatro sea un lugar donde se encuentre a gusto, y de esta manera, ya el espectador por sí mismo, dará el empujón al cambio.

Cuando estás al otro lado, consumiendo espectáculo, cultura…, ¿qué esperas encontrarte en el escenario, en la pantalla de cine, o en el televisor? ¿Eres crítico con el trabajo de tus compañeros?

Espero encontrar un lugar común. Un punto de conexión. Espero aprender, de la vida o de lo que sea. Espero llorar, espero reír… emocionarme. Soy crítico como espectador, no como profesional. Nunca he dicho que yo lo haría mejor y sí que me gustaría hacerlo.

Unas de tus últimas apariciones en televisión fue con Gran Reserva, el origen. Aunque actualmente ya no está en emisión, ¿fue complicado meterse en la piel de un chico de finales de los años 60? ¿Qué te llamó más la atención de todo este ‘regreso al pasado’?

Siento decir que lo que me llamó la atención es lo que nos cuesta evolucionar como seres humanos. Es curioso lo poco que hemos evolucionado. Mi personaje sufría por su condición sexual y ahora hay gente que sigue sufriendo, es una pena. La serie reflejaba una sociedad clasista y la duda que queda ahora es si era una serie de los años 60, o una futurista.

¿Crees que con el mundo tecnológico que hemos creado, y que seguimos evolucionando a una velocidad de vértigo, hemos dejado atrás cosas, sentimientos, sensaciones o costumbres que de verdad valía la pena haber conservado?

Avanzamos muy deprisa, pero espero que lo que no es bueno para la sociedad, la propia sociedad lo acabe desechando. Cuando hablamos de tecnología es tan difícil ser concreto… ahora todo es tecnología y a lo que tiende, es a solucionar problemas. Ahora, si te gustaba el vinilo, te han jodido. La intimidad es una de las cosas que para mí más se ha vulnerado por los avances tecnológicos.

¿Cuál es el error que puede tener una producción, que a pesar de seguir una línea muy trabajada y en consonancia con los trabajos emitidos en las cadenas de la competencia, no acaba por conseguir una audiencia que permita su continuidad?

De eso no tengo ni idea, y creo que nadie. Si supiéramos la tecla, todo el mundo la tocaría y todo funcionaría.

Detrás de cada personaje hay un gran trabajo que habitualmente empieza en el proceso de casting, ¿cómo te preparas para ello? ¿Es habitual que llegue el papel ideal para un actor sin tener que pasar por este proceso de selección?

La planificación de la prueba que quieres hacer empieza según tu representante te está comentando por teléfono que estás citado para un casting. En primer lugar quieres hacer de todo. Cuando te das cuenta que todo no se puede hacer, porque lo pruebas, ahí llega el verdadero trabajo, la elección de lo que pones y lo que quitas. Sí te puede llegar un papel sin casting y que sea ideal, depende de ti.

¿Te consideras cinéfilo? Si pudieras soñar, ¿qué personaje de la historia del cine habrías pagado por poder interpretar?

Me considero cinéfilo hasta que te juntas con alguien que se sabe hasta el nombre y dos apellidos de los actores secundarios… podría ser mucho más cinéfilo, pero el cine es una de mis inquietudes. ¿Qué personaje? Muchísimos. Michael Madsen en Reservoir dogs. Señor Rubio.

Sólo conocemos a Álex delante de las cámaras, o subido a un escenario. Pero, ¿cómo eres cuando no hay nadie observándote, cuando te ‘interpretas’ a ti mismo?

Pues si nadie me observa, suelo estar callado. Todavía no hablo solo. Y cuando me interpreto a mi mismo intento no sobreactuar, pero esto es por deformación profesional.

Para terminar, ¿consideras la interpretación uno de los grandes amores que tienes y tendrás siempre? ¿Es el camino con el que sabes que siempre serás feliz?

La profesión es muy complicada como para siempre ser feliz. Por eso si la felicidad completa existiera y se pudiera medir, la interpretación claro que tendría un hueco, pero no sería el más grande.

Fotos: Sergio Lardiez