Alberto Chicote regresa este lunes a algunos de los restaurantes que intentó reflotar

Alberto Chicote se enfrenta de nuevo al reencuentro con algunos de los restaurantes que intentó reflotar para conocer cuál es hoy su situación. Qué fue de La Concha, en El rocío; del Anou, en Valencia; de La Barrica, en Madrid; del Bodegón de Sancho, en Guadalajara y del restaurante indio Sagar, en la capital. Estos son los destinos de Pesadilla en la cocina, el lunes en el prime time de laSexta. A lo largo del programa, el chef protagonizará emotivos reencuentros, divertidos regresos y algún que otro sinsabor.

Taberna La Concha… ¿vuelta a las andadas?

Alberto Chicote se desplaza a El Rocío (Huelva) para visitar La Concha y comprobar si su dueño Antonio ha conseguido controlar su carácter explosivo. Este fue uno de los casos más complicados del chef, pues se enfrentaba a los constantes estallidos de incontrolable ira de su dueño que impedía que su equipo pudiera trabajar en armonía.

Sin embargo, tras la marcha del chef, el restaurante ha vuelto al caos. Antonio ha regresado a sus nuevas costumbres y ahora parece vivir el sueño dulce de la fama. Cuando Pesadilla en la cocina vuelve a la taberna, Antonio se rebela y llega incluso a echar a Chicote del restaurante, con sus habituales modos esperpénticos y teatrales.

Restaurante Anou… ¿trabajo en equipo?

En Valencia, Chicote regresa al Anou para comprobar si la testarudez de Teresa se ha suavizado y si ha reconocido alguno de sus errores. En su primera visita, el chef se encontró un negocio al borde de la ruina por la monstruosa deuda que acumulaba y la pretenciosa e incomprensible carta. Además, Alberto Chicote se tuvo que lidiar con el intento de sabotaje de Teresa en medio de un servicio, algo que dividió por completo al equipo del Anou. ¿Habrá perdonado Teresa a su personal por no apoyarla en su motín?

La Barrica… ¿más platos rotos?

El madrileño bar de tapas es otro de los destinos del chef en este programa especial ‘Qué fue de’. Una cocinera que impone su arbitraria ley sobre tres entrañables dueños que no son capaces de poner orden en el negocio, ese fue el reto de Alberto Chicote.

Pesadilla en la cocina confirmará si Carlos ha conseguido hacerse respetar y solventar la falta de autoridad o si Cristina ha moderado su carácter y dejado atrás sus explosivos ataques de ira, aquellos que dejaban mermada la vajilla y más de un filete de ternera en el suelo del restaurante.

El Bodegón de Sancho… ¿se acabó el narcisismo?

El programa se desplaza a Guadalajara para visitar el mesón taurino donde Alberto Chicote trabajó duro para dotarlo de personalidad, recuperar la identidad que un día tuvo y conseguir que su dueño Abraham aceptara que con su actitud y su carácter iba a provocar el cierre de su negocio y, probablemente, el fin de su matrimonio. Pesadilla en la cocina realizó, además, una increíble reforma del local para relanzarlo.

Ahora, Alberto Chicote regresa para ver si el carácter tiránico de Abraham hacia sus empleados y hacia su mujer se ha tranquilizado en la cocina. También, si ha sabido controlar ese egocentrismo que no le permitiría aprender de sus errores.

Restaurante Sagar… ¿quién lleva las riendas?

Finalmente, Pesadilla en la cocina vuelve al restaurante indio Sagar, el único restaurante del que han echado a Alberto de la cocina. Situado en el barrio de Salamanca, uno de los distritos comerciales más cotizados de Madrid, la aspiración del Sagar no era sólo la de convertirse en un buen restaurante indio sino en el mejor de todo Madrid.

Sin embargo, la tiranía de unos cocineros soberbios, arrogantes y altivos estaba llevando el negocio al fracaso. ¿Habrán cogido los dueños la rienda de su negocio?