‘Adán y Eva’ cierra su primera temporada en un mar de dudas: ¿músculos o cerebro?


La eterna disyuntiva entre el atractivo físico y el intelecto se instalará en la última entrega del programa. Una hermosa joven con grandes inquietudes culturales buscará al hombre de su vida en una isla que le pondrá en un aprieto: le enviará e a un Adán culto, entregado al arte y la sabiduría, y a otro Adán de cuerpo escultural y menos necesidad de cultivar la mente. La decisión para la última Eva del paraíso no será fácil.

Ana Raisa es una joven con muchas inquietudes culturales que busca un hombre con su mismo nivel intelectual. Ella se ha criado en un ambiente artístico exquisito y es ése mundo en el que se mueve de forma más cómoda. Atractiva y con una personalidad cautivadora, está algo cansada de los hombres. De hecho, nunca se ha enamorado. Considera que muchos de los que conoce son demasiado provincianos y se preocupan mucho más de esculpir su cuerpo que de alimentar la mente.

La isla de ‘Adán y Eva’ decide ponerle en una disyuntiva: enviarle a dos Adanes completamente distintos. Uno de ellos cumple con todos los requisitos que afirma buscar en un hombre. El otro, un guapo Adán de cuerpo de escándalo con menos pretensiones intelectuales que ella pero con una personalidad muy atractiva.

Para los dos Adanes, la batalla para conquistar a Eva tampoco será sencilla. Ricardo es un madrileño de 34 años que se dedica al arte y a la vida bohemia: es pintor, poeta y le encantan las mujeres. Es un tipo cultivado, ha viajado por todo el mundo y le fascina la belleza femenina. Necesita el Paraíso para encontrar a una mujer que consiga atraparlo y evitar que continúe buscando algo nuevo. Una mujer a la que conquistar con su sabiduría y a la que darle todo su amor. El tercero en discordia es José Alberto, un murciano de cuerpo escultural, con menos inquietudes culturales pero con gran sentido del humor.

Ana, la última Eva de esta primera temporada en el paraíso, se debatirá durante todo el programa entre los dos adanes. Y para intentar aclararse, llegará incluso a hacer un conjuro mágico con uno de ellos con el fin de descubrir si fluyen o no las energías entre ellos. ¿Cuál de las dos pulsiones –el cuerpo o la mente- ganará la batalla del amor?

“Feliz con el resultado. Siempre que se inicia un nuevo formato, el equipo está expectante con la reacción del público. En este caso, dimos lo mejor de nosotros y parece que ha gustado. Estoy encantada de que los espectadores lo hayan acogido con simpatía y se haya convertido en el estreno de un programa de entretenimiento más visto en Cuatro”. Así resume Mónica Martínez, presentadora de ‘Adán y Eva’, su experiencia al frente del espacio, cuya primera temporada culmina este martes 23 de diciembre a las 22:30h.

El programa ha cosechado buenos datos de audiencia desde su estreno. En su primera entrega, el dating show de Cuatro anotó un 14,8% de share y 2.816.000 espectadores, erigiéndose como el estreno de entretenimiento más visto en la historia de la cadena. En sus nueve emisiones anteriores, ‘Adán y Eva’ logra una media del 13% de share y 2.510.000 espectadores, imponiéndose en su franja en casi 4 puntos a su principal competidor (9,2%).

El espacio crece dos puntos hasta alcanzar un 15% de cuota en target comercial, superando nuevamente a La Sexta en casi 4 puntos. En su público objetivo (espectadores entre 13 y 34 años), el programa ha logrado un 18,2% de share, 8,5 puntos sobre La Sexta (9,7%).